experiencia Corazón

 

 

 

 

La experiencia Corazón es eje central de nuestros programas. Se refleja en los voluntarios estadounidenses y mexicanos, el auténtico cuerpo y alma de Corazón....

 


La experiencia Corazón es eje central de nuestros programas. Se refleja en los voluntarios estadounidenses y mexicanos, el auténtico cuerpo y alma de Corazón, trabajando unidos, impartiendo clases, gestionando proyectos deportivos, construyendo casas, patrocinando becas, donando fondos y materiales, o trabajando con sus amigos y vecinos. La experiencia Corazón es ellos compartiendo experiencias, hablando de Corazón con sus amigos, vecinos, miembros de la iglesia y compañeros de trabajo, y por tanto, promoviendo una mayor participación.

No hay palabras o imágenes que puedan describir adecuadamente la experiencia de un día Corazón en México. Sencillamente se trata de la alegría y satisfacción de dar un poquito de uno mismo para ayudar a cambiar las vidas de otras personas. El programa Corazón siempre ha sido más que la puesta en marcha de proyectos en México; trata de promover una conciencia única y recíproca mediante la construcción de una comunidad sin fronteras.

El objetivo de este programa es promover las relaciones mutuamente beneficiosas más allá de las fronteras gracias a:



Todo el mundo aprende a superar barreras, como pueden ser la lengua o los prejuicios. Se construyen recuerdos únicos. Las familias crean lazos de unión, no solo entre ellas sino también con familias de ambos lados de la frontera. Los programas Corazón reúnen a vecinos para conformar una comunidad más amplia, promoviendo relaciones más allá de las fronteras físicas, lingüísticas, económicas y culturales, y, por consiguiente, haciendo a ambas comunidades mejores. Forme parte de la Comunidad Corazón: conviértete en voluntario (enlace a lV. Participe) o haz una donación (enlace a done ahora). Vive la experiencia de dar, vive la experiencia Corazón.


“Siempre hay algo que hacer con Corazón. A la gente de buen corazón, los necesitamos. Y a todos los chicos malos, vengan, es tiempo de dar un giro a sus vidas”.

 PETER HICKS